Dinero

Dinero
España lidera un plan europeo para impedir ataques terroristas utilizando alimentos

Primeras reuniones en Bruselas con la FDA norteamericana. El agua y la leche son los objetivos más vulnerables en caso de atentado por envenenamiento y adulteración

Los atentados terroristas indiscriminados en diferentes puntos de Europa, como París, Bruselas y Berlín, han puesto de manifiesto la importancia de proteger también otros factores claves, entre ellos el suministro de agua y alimentos a la población, frente a posibles ataques intencionados y masivos. España es el país que está liderando el Europa dar impulso a una normativa en dicha materia.

Bricks de leche en un supermercado.
Bricks de leche en un supermercado.

Las medidas de seguridad  de  los  Estados Miembros de la UE son  diferentes, según  cada uno de los países. En este momento no existe una coordinación europea en materia de protección frente a ataques terroristas a través de los alimentos.

Según ha podido saber El Confidencial Digital, en fuentes conocedoras del proceso, la plataforma española “Food Defense Soluciones”, integrada por varios expertos en seguridad alimentaria, han mantenido en Bruselas las primeras reuniones discretas con miembros del Parlamento Europeo para hablar de la importancia de legislar en materia de “Food Defense” en el ámbito de la UE.

Este concepto surgió en Estados Unidos después de los atentados del 11 de septiembre de 2001. En aquel momento, se revisaron todo tipo de posibles amenazas terroristas, y uno de los puntos críticos fue la posible contaminación de los suministros de agua, así como el ataque intencionado utilizando alimentos. Del control del “Food Defense” y otros asuntos relacionados con la alimentación se encarga en EEUU la U.S. Food and Drug Administration (FDA)

Precisamente, representantes de la FDA norteamericana están participando también en estas primeras citas promovida en Bruselas por la plataforma española que lidera este plan a nivel europeo.

Medidas frente a ataques indiscriminados

Según las fuentes consultadas, la relevancia de esta iniciativa reside en establecer las garantías para la población frente a atentados intencionados. Por ejemplo, ataques que puedan contaminar deliberadamente el suministro de alimentos, entre los que el agua y la leche son los objetivos más vulnerables, utilizando para ello sustancias de origen químico, biológico o radioactivo.

Un vehículo puede ser la expedición de un certificado, valido en toda Europa, a empresas que tomen medidas contra este tipo de atentados. Un proceso que garantice la fiabilidad del plan de defensa de los alimentos implantado en una determinada industria. El consumidor sería informado del cumplimiento del protocolo en la etiqueta del producto.

Algunas medidas

En concreto, se trataría de dictar normas para reducir la posibilidad de que el suministro de alimentos se contamine intencionalmente por la acción de personas que busquen provocar un grave daño.

Estas son algunas de las medidas que se proponen aplicar en las plantas alimentarias para que reciban el certificado de seguridad:

-- Impedir el acceso de personas y de materiales no autorizados dentro de la instalación. Implica comprobar que las entradas a la propiedad son seguras: tienen cerraduras, se han instalado alarmas, y el perímetro de la planta se vigila periódicamente para detectar cualquier actividad sospechosa.

Se deberán examinar los envíos que reciben, para detectar su posible adulteración. Un protocolo que exige la inspección de los vehículos que entran y salen de la factoría con el fin de detectar cualquier factor de alarma. Será preciso también proteger los envíos que se reciben y los que salen, mediante cerraduras o precintos.

Exigirá mantener un registro de personas que no sean empleados y que entran en la planta, así establecer un sistema para reconocerles o identificarles. Estas visitas deberán moverse acompañadas dentro de la factoría.

-- Proteger el producto de contaminación intencional a lo largo de la cadena de producción. En este proceso será necesario, por ejemplo, restringir el acceso a la maquinaria de control del proceso, como los hornos y las mezcladoras. Se deberán inspeccionar los ingredientes para detectar su posible adulteración. Se tendrá que prohibir el acceso y revisar las líneas por donde circula el agua o los ingredientes. También habrá que vigilar la posible adulteración de los materiales almacenados. Será obligatorio asegurarse de que los componentes están protegidos por cerraduras, precintos o sensores cuando no haya nadie vigilando (después del horario laboral y los fines de semana) para impedir la entrada de personas no autorizadas.

-- Responder rápidamente ante cualquier amenaza o incidente de contaminación de un producto, usando medidas planeadas. Las empresas deberán disponer de un plan de emergencia para garantizar que los productos adulterados o potencialmente nocivos quedan controlados: se retienen en la planta y no son distribuidos a las grandes superficies.

Existen precedentes de ataques con alimentos

Aunque pueda parecer un escenario poco probable, existen precedentes de ataques intencionados utilizando alimentos.

En 1977, doscientas cajas de botellas de agua de Solares estuvieron retenidas en Pontevedra, por la Jefatura Provincial de Sanidad, tras haber hallado gérmenes nocivos en su contenido.

El descubrimiento de gérmenes nocivos en ocho muestras de agua de Solares, avalado por cinco laboratorios, generó una gran alarma social, dado que era complicado determinar el alcance que podía tener el problema, que comenzó a producir infecciones hospitalarias, otitis, septicemias e infecciones urinarias a numerosas personas.

También se han registrado incidentes en algún avión. Uno de ellos afectó a un catering que se encontraba en malas condiciones, contaminado  intencionadamente  con  heces  humanas. Este suceso produjo el ingreso hospitalario de varios pasajeros en Italia.

 

Etiquetas: ,,,,

Comentarios