Te lo aclaro

Desfile de la Legión
Desfile de la Legión

Te lo aclaro
Por qué fascina la Legión

Es una constante en prácticamente todos los sondeos de opinión: las Fuerzas Armadas son una de las instituciones del Estado mejor valoradas por los españoles. Y de entre ellas, sobresalen especialmente en estas valoraciones algunas unidades, como por ejemplo la Legión. Pero, ¿Por qué fascina tanto la Legión?

La Legión española es uno de los cuerpos más veteranos de las Fuerzas Armadas. Curtidos en cientos de batallas y misiones, incluidas las últimas de Irak, Afganistán, Líbano o Malí, los legionarios han conseguido también ser una de las unidades más admiradas por la sociedad. Y una de las más aplaudidas en aquellos actos públicos y desfiles en los que participan.

Cada dos años, el Ministerio de Defensa encarga al Centro de Investigaciones Sociológicas elabora un barómetro sobre la percepción social de las Fuerzas Armadas. En él se reflejan multitud de cuestiones, pero no se valora por separado a las unidades militares. Por tanto, no existen datos cuantificables sobre la percepción social de la Legión. Sin embargo, pueden extraerse algunas conclusiones ateniéndose a varios factores que caracterizan a la Legión como cuerpo del Ejército:

Su presencia social: la visibilidad social de la Legión española es muy alta. Su presencia en la Semana Santa es una muestra de ello. Nadie entiende la Semana Santa malagueña sin el desembarco legionario que precede al paso del Cristo de la Buena Muerte, de la Cofradía de Mena. Una tradición que cada año atrae a miles de visitantes. Eso le ha conferido, a lo largo de los años, de una imagen de cercanía al pueblo. “La Legión siempre se ha visto como un cuerpo humilde” explica a ECD un ex legionario.

Sus veteranos: otro de los aspectos que hay que tener en cuenta para entender por qué la Legión tiene tal poder de fascinación entre la sociedad es la existencia de una extensa red de hermandades de veteranos. Militares que pasaron por sus filas y que actualmente siguen vistiendo el uniforme y acudiendo a multitud de actos. El sentimiento de pertenencia, dicen entre estos veteranos, es superior al de otras unidades. El porcentaje de ex legionarios que siguen unidos y en contacto con sus antiguos compañeros de filas es muy alto. Mantienen en todo momento su “ lealtad al Credo legionario”, especialmente a aquel punto que habla de no abandonar a un compañero. Así se refleja, por ejemplo, en la historia que contó ECD en 2015: un grupo de antiguos legionarios se presenta, de uniforme, en el domicilio de Montmeló (Barcelona) de un ex compañero que sufría cáncer de vejiga. Las emotivas imágenes, que se pueden ver en estas páginas, dan muestra de sentimiento de pertenencia que mantienen los ex integrantes de la Legion.

Su imagen como cuerpo militar: la Legión está envuelta en la imagen de un cuerpo militar de combate, valiente y dispuesto a ocupar las primeras posiciones de combate ante una batalla. De hecho, nació como tal, como una unidad militar profesional de choque, a imagen de la Legión Extranjera francesa.

Sus símbolos: las características propias de la Legión le han convertido en un cuerpo diferenciado completamente del resto de las Fuerzas Armadas. La Legión tiene una idiosincrasia propia. Pese a la prohibición de las largas barbas y las camisas abiertas que puso en marcha el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero –y que puso en pie de guerra a los legionarios-, el cuerpo sigue manteniendo muchos de los símbolos que le hacen especialmente atractiva a la sociedad: el tradicional y ‘gracioso’ (como lo definió su fundador Millán Astray) chapiri, su elevadísimo ritmo de marcha –a 160 pasos por minuto- o su identificable himno  (‘ El novio de la muerte’) se suman a darle un toque diferencial a la unidad. Sin olvidar a la popular cabra de la Legión, sin duda la mascota más identificable de todas las Fuerzas Armadas y la ‘estrella’ para los niños que presencian los desfiles de la unidad.

La mística: la Legión es un cuerpo al que su propio fundador, Millán Astray, trató de envolver en un halo ciertamente místico. El credo legionario, resumido en doce puntos, muestra los ‘espíritus’ que deben guiar a todo legionario: la amistad, el compañerismo, la unión y el socorro, el sufrimiento, la disciplina, el combate, la muerte… están inspirados en el Bushido, código de honor seguido por los Samuráis japoneses. El propio Millán Astray era un gran admirador de este texto, que incluso llegó a traducir al español. Este ‘Culto a la muerte’ de la Legión tiene un poder de atracción muy alto entre los admiradores del cuerpo.

Etiquetas:

Comentarios