Política

Política
Puigdemont toma nota de la traición de Convergencia y acelera con Junqueras la independencia

Ha constatado que su partido le está dejando solo en el procés y se plantea volver a ser candidato: asegura que la militancia está con él

Carles Puigdemont mantendrá hasta el final su proyecto independentista, diga lo que diga Convergencia. El president ha comprobado que dirigentes de su propio partido, y hasta consejeros de su gobierno, le han traicionado y promueven a nivel interno un cambio de estrategia. Él seguirá adelante con el procés y apuesta por acelerar los trámites de la mano de Oriol Junqueras.

Carles Puigdemont.
Carles Puigdemont.

“Si el proceso acaba mal, presentaremos un candidato autonomista”. Esta frase, pronunciada por el número dos del Partido Demócrata Catalán, David Bonvehí, en una cena con alcaldes y militantes que fue grabada y filtrada a los medios, ha supuesto, para Puigdemont, la confirmación de que su propio partido le ha traicionado.

El president ya había sido advertido de que dirigentes de la antigua Convergencia, como los consejeros Jané y Vila, y los diputados Xuclá y Campuzano, están impulsando una vuelta a los valores tradicionales de CDC, renunciando a la independenciay recuperando la defensa del autogobierno como Urkullu en el País Vasco. Ha constatado que estas advertencias son ya una realidad.

Según explican a El Confidencial Digital fuentes bien situadas en el gobierno de Junts pel Sí, Puigdemont ha asumido que sus propios compañeros le han traicionado y que, por tanto, se ha quedado solo en la defensa del proyecto independentista. No obstante, añaden “ él va a seguir hasta el final porque considera que está al frente de la Generalitat por ese motivo”.

Objetivo: acelerar el “procés” junto a ERC

Ese mensaje, de hecho, es el que ha trasladado a su ejecutivo el dirigente autonómico en la reunión del Govern que tuvo lugar este martes. Puigdemont ha dejado claro que en las próximas semanas su gobierno activará definitivamente el proceso independentista y acelerará los trámites para fijar cuanto antes la fecha del referéndum.

El president es consciente de que, ante las reticencias mostradas por consejeros de su propio partido, Oriol Junqueras y el resto de componentes de ERC del gobierno regional serán claves para seguir adelante con la hoja de ruta marcada al comienzo de la legislatura. Por ese motivo, va a volcarse para blindar una alianza con Esquerra que empezaba a flaquear.

Los republicanos llevaban tiempo echando en cara a Puigdemont que estaba retrasando la puesta en marcha del referéndum porque así se lo exigían desde el PDeCat. Pero, con el giro dado por el president, “ las cosas van a ir más rápido y van a ser pactadas entre él y Junqueras”, advierten altos cargos de Junts pel Sí.

Por otra parte, Puigdemont tiene claro que, si acelera el proceso independentista junto a Junqueras, obligará a retratarse de una vez a los consejeros que no están a favor de la secesión, como los ya citados Jordi Jané y Santi Vila.

Además, el ex alcalde de Girona también tiene dudas sobre la posición de otros compañeros, como la consejera de Gobernación Meritxell Borràs. Quiere ver cómo van a reaccionar estos ‘disidentes’.

Ya no descarta presentarse a la reelección

La constatación de que ha sido traicionado ha tenido mucho que ver en este cambio de postura de Puigdemont. Pero el president tiene otras razones para mantener su apuesta por la independencia. Según sus datos, señalan desde su entorno, la militancia del PDeCat apuesta mayoritariamente por la independencia y no por la vuelta al nacionalismo clásico. En este sentido, se siente respaldado.

Además, el actual dirigente autonómico tiene muy presente la última encuesta de GAD3 publicada por La Vanguardia, en la que los votantes de la antigua Convergencia le sitúan como el candidato favorito en unas nuevas elecciones, por encima de un Artur Mas que solo atrae a un 36% de los electores del PDeCat.

Estos datos están provocando dudas en Puigdemont sobre su futuro a corto plazo. Si hace un año afirmó que en ningún caso se presentaría a la reelección, ahora “ya no lo descarta”. Se ve con opciones de imponerse a Mas o a cualquier otro candidato para liderar la lista del Partido Demócrata Catalán.

Las fuentes consultadas añaden que el president es consciente de que suma más apoyos apostando por la independencia y, por ese motivo, mantendrá su hoja de ruta hasta el final para que sean otros los que bloqueen el proceso. Después, y según la postura que haya adoptado el propio Mas y la cúpula del PDeCat, decidirá si vuelve a optar, o no, a la Generalitat.

Etiquetas: ,,,,,,

Comentarios