Política

Mariano Rajoy, Pedro Sánchez, Albert Rivera y Pablo Iglesias.
Mariano Rajoy, Pedro Sánchez, Albert Rivera y Pablo Iglesias.

Política
Pedro Sánchez y Albert Rivera retrasan las vacaciones por Cataluña

Quieren estar en su despacho en agosto, cuando se apruebe el referéndum de independencia y el Estado responda al desafío

La situación en Cataluña ha aconsejado a los líderes del PSOE y de Ciudadanos, Pedro Sánchez y Albert Rivera, ajustar el calendario de sus vacaciones a lo que ocurra respecto a la aprobación de la ley del referéndum de independencia de Cataluña, prevista para el mes de agosto, y con las medidas de respuesta que haya que tomar desde el Estado.

Ambos dirigentes han optado por no concretar todavía el plan de descanso de este verano, con el fin de encontrarse en su despacho en esos días claves, en los que ellos y su partido posiblemente tendrán que tomar también decisiones.

Por el contrario, y a falta de que Moncloa decida cuándo dar por finalizado el curso político con la celebración del último Consejo de Ministros, si el último viernes de julio o el primer viernes de agosto, el presidente Mariano Rajoy tiene ya decidido marcharse a descansar en agosto, desde principios de mes hasta el 25 día, cuando convoque de nuevo el Consejo de Ministros.

Pedro Sánchez no ha decidido el plan de vacaciones

El Confidencial Digital se ha puesto en contacto con los equipos de los principales líderes políticos, Pedro Sánchez, Albert Rivera y Pablo Iglesias, para conocer sus respectivos planes de vacaciones para este verano.

La respuesta desde el PSOE y Ciudadanos coincide: los programas de sus respectivos líderes dependerán de cómo evolucione la situación en Cataluña, y en concreto de los pasos que se vayan a dar en agosto para convocar el referéndum de independencia.

Fuentes cercanas al líder del PSOE, Pedro Sánchez, confirman que aún no tiene definido su plan de vacaciones, y por tanto no sabe si se podrá ir unos días a su lugar habitual de descanso, Mojácar (Almería), o a otro destino de playa con su mujer y sus hijas, como hizo el año pasado.

Y el motivo es el calendario que maneja la Generalitat de Cataluña para aprobar la consulta y convocar a los ciudadanos a votar.

Alcaldes socialistas

Sánchez se reunió en mayo con el líder del PSC, Miquel Iceta, para hablar del proceso independentista catalán. Tiene pendiente resolver la postura que tomarán respecto del referéndum algunos alcaldes socialistas, después de que el primer edil de Blanes, junto a otros seis líderes municipales del PSC, mostraran su apoyo a participar en la consulta aunque “les costara el carné”.

Desde Ferraz, justifican la actitud de Sánchez, de permanecer en Madrid mientras no se aclare la situación respecto al referéndum en Cataluña, como un gesto de responsabilidad, dados los acontecimientos políticos que se avecina por la cuestión catalana.

Añaden además que, si Rajoy ha decidido viajar fuera de Madrid para tomarse unos días de descanso, en todo caso se trata de una decisión del presidente.

Sin planes de Albert Rivera

Ciudadanos vive una situación parecida. Su presidente, Albert Rivera, no ha fijado aún los días que tendrá de vacaciones, ni a dónde piensa ir, precisamente a la espera de ver los acontecimientos.

No obstante, desde su equipo, se barajan algunos días sin concretar, a finales de julio o a mediados de agosto, para viajar a Barcelona, su ciudad natal, para visitar a sus padres y donde descansar con su hija.

De momento, Rivera no ha fijado ninguna fecha, a la espera de acontecimientos relacionados con la consulta independentista en Cataluña.

Pablo Iglesias: un asunto privado

Respecto a Pablo Iglesias, ECD se ha puesto en contacto con su equipo para conocer sus planes para este verano, pero la respuesta ha sido que las vacaciones del líder de Podemos son un asunto privado, y que, en concreto, no ha comunicado cuál es su intención, si descansar fuera de Madrid o no.

En el caso particular del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy dispone, para casos de emergencia, del uso de un avión o un helicóptero del Ejército en los que poder viajar a Madrid en caso de necesidad, con lo que, si se desplaza a Galicia, como suele hacer todos los veranos, podría trasladarse desde ese lugar de descanso a la capital en menos de dos horas.

El calendario hacia el 1-O

La fecha elegida por Carles Puigdemont para el referéndum de independencia, el 1 de octubre, está pensada, entre otras cosas, para coger el impulso de la campaña de movilizaciones nacionalistas que se desarrollarán tres semanas antes, con motivo de la Diada del 11 de septiembre.

La Generalitat está tratando de apurar los plazos, y también de esconder sus cartas, para evitar todo lo posible, o retrasar al menos, la reacción del Estado.

Para organizar el plebiscito, Junts pel Sí y la CUP pretenden aprobar una “Ley del referéndum de autodeterminación”, que sería la base legal desde la que convocar a los ciudadanos catalanes para el 1-O.

Durante meses, los partidos independentistas han escondido esta ley. Ahora la acaban de presentar, pero no ante el Parlament, sino en un acto en un teatro.

No obstante, se prevé que sea en agosto cuando la cámara autonómica, con los votos de Junts pel Sí y la CUP, dé luz verde a la “Ley del referéndum de autodeterminación”. Entraría en vigor el mismo día de su publicación oficial en el Boletín de la Generalitat.

La reacción del Estado

Será en ese momento cuando el Estado pondrá en marcha la maquinaria legal para frenar esos planes y neutralizar la ley, de la que Soraya Sáenz de Santamaría dijo que tiene más motivos de inconstitucionalidad que artículos. “Al Estado le bastan 24 horas para recurrirla”, añadió.

Si esas previsiones se cumplen, los ministros tendrán que interrumpir las vacaciones en agosto para regresar a Madrid. Si se sigue el mismo plan que en 2014, el Gobierno aprobará primero pedir un informe de urgencia al Consejo de Estado, y después se reunirá en Consejo de Ministros para instar al presidente a presentar un recurso ante el Tribunal Constitucional. Lo normal es que el TC admita de urgencia a trámite el recurso, momento en el que quedará paralizada la aplicación de la ley catalana del referéndum.

El siguiente paso de la Generalitat de Cataluña puede ser aprobar a pesar de todo un decreto, amparado en la Ley del referéndum (que estaría ya suspendida), convocando el plebiscito para el 1 de octubre.

A partir de ese momento, habrá que ver lo que ocurre y, en concreto, qué decisiones toman tanto el gobierno de Puigdemont, para mantener el referéndum, como el de Rajoy, para impedirlo.

En cualquier caso, el presidente del Gobierno pretende actuar de acuerdo con PSOE y Ciudadanos, por lo que espera que los líderes dirigentes de estos partidos estén “movilizados”, disponibles, y no de vacaciones en esas fechas críticas.

Etiquetas: ,,,,,,,,,

Comentarios