Tribuna libre

Tribuna libre
Pablo Iglesias calcula mal

El diario El Mundo inició el martes una votación sobre la retransmisión de la Misa en La 2. Sólo un 2% -586 votos- está a favor de la propuesta de Pablo Iglesias, mientras que el 98% -26.940 votos– desea que se siga retransmitiendo.

Pablo Iglesias propuso en el Congreso de los Diputados que se deje de retransmitir la Misa en La 2 los domingos, alegando que España es aconfesional. Le secundó Albert Rivera. Los denominados partidos “emergentes” unidos en una petición sorprendente, carente de fundamento y sospechosa de unos complejos existentes todavía en ciertos partidos políticos, precisamente los nuevos en nuestro panorama político, por lo que un rancio anticatolicismo hace su aparición de la mano de quienes quieren traer otro modo de hacer política.

Los datos son ya conocidos: la Misa tiene habitualmente un 6% de audiencia, frente al 2% de media en La 2, es decir, el triple de la media. Pero es que la retransmisión de este domingo ha triplicado la audiencia habitual de la Misa, llegando a un 18%.

La pregunta es si Podemos ha calculado mal – y Ciudadanos – o bien ha buscado contentar a sus votantes anticatólicos, presentando un mensaje de “ruptura” con una retransmisión muy consolidada. Me parece que, a todas luces, han cometido un error de cálculo, no conoce bien a la sociedad española y no pensaban que la reacción de la audiencia ha sido la que ha sido, por mucho que quieran atribuirla a una campaña del PP en las redes sociales.

Se han ido esgrimiendo razones para mantener esta retransmisión, que van desde la prestación de un servicio público indudable a personas mayores o enfermas, la libertad religiosa, la audiencia, el coste o la producción, que no reitero por conocidas y evidentes.

Podemos se ha dado un batacazo, y más le vale aprender la lección. Ha descubierto que las redes sociales no son patrimonio exclusivo suyo, si es que lo pensaban hasta ahora. También ha descubierto que la Misa interesa a más personas de las que pensaban, y por tanto que el catolicismo no está tan muerto como gustaría a los podemitas, que tienen su punto de mira en atribuir falsos “privilegios” con demagogia a la Iglesia Católica. Podemos ha despertado con su iniciativa a los católicos, y a quienes defienden la libertad religiosa: ha sido un auténtico “boomerang”, lanzado por Podemos y que le ha ido a pegar a Podemos tras errar el blanco.

Tamara Falcó, hija de Isabel Preysler, se sumó a las firmas para mantener la Misa en La 2, y ha recibido muchas burlas e insultos por esa opinión. También se extrae una lección dolorosa: el rancio anticatolicismo es violento y busca anular, y es una muy mala noticia. No ha habido insultos, que yo sepa, contra Podemos por su iniciativa. Cada uno se ha retratado con esta cuestión, que sirve para evaluar el talante democrático de cada uno, así como el respeto a la diversidad de opiniones.

Comentarios