Dinero

Dinero
La huelga de estibadores dejará sin alimentos básicos a Canarias y Baleares

Afectará al suministro de carne fresca, frutas y hortalizas. Agricultura toma medidas para incrementar la entrada de esos productos y almacenarlos en plantas logísticas

La huelga convocada en los puertos españoles contra el decreto ley que prepara Fomento para liberalizar la estiba, provocará un colapso en las terminales portuarias. El sector de la distribución comercial alerta del riesgo de desabastecimiento de alimentos básicos, especialmente en Canarias y Baleares, como consecuencia de los paros.

Estibadores.
Estibadores.

Las grandes cadenas de alimentación abastecen por mar a los dos archipiélagos españoles, una vía de suministro que quedará bloqueada durante la última semana de febrero, si la huelga nacional de estibadores, convocada para los días 20, 22 y 24 de febrero, se celebra y tiene éxito.

La entrada de mercancías básicas, como las que surten a los supermercados de las Islas Canarias y Baleares y mantienen en funcionamiento las empresas turísticas, pasa en un 94% por los puertos.

Por eso, los paros, liderados por el mayor sindicato de estibadores, la Coordinadora Estatal de Trabajadores del Mar, y que se ratificaron oficialmente este jueves, tendrán especial incidencia en estos dos territorios.

Carne fresca y fruta de temporada, lo más afectado

Fuentes de la Asociación de Supermercados de las Islas Canarias (Asuican) explican que no se producirá, por el momento, un desabastecimiento total. Pero advierten de que, si la huelga se alarga más allá de los tres días anunciados, la situación sí comenzará a ser preocupante.

Se trata de un escenario que no descartan en absoluto, dada la virulencia que ha tomado el conflicto, por lo que han comenzado a tomar medidas ante un recrudecimiento del choque.

Los problemas de suministro se concentrarán, especialmente, en productos perecederos: carne fresca y fruta de temporada con hueso que llega desde la Península. También se verán afectados los alimentos envasados, como ensaladas, tomates, cerezas y fresas, que no se pueden adquirir en el mercado local y son difícilmente almacenables.

Han comenzado a triplicar los pedidos habituales

Ante la crisis que se avecina, las grandes cadenas de alimentación han comenzado a tomar medidas diez días antes del paro, triplicando esta semana los pedidos habituales.

La mercancía desde la Península tarda en llegar a Canarias entre 15 y 20 días. Esa circunstancia ha obligado a disponer de unas grandes plantas logísticas en las islas, mucho más amplias de las que estas mismas cadenas tienen en el territorio peninsular. Esto significa costes altísimos por el precio del suelo y la cantidad de mercancía almacenada.

Agricultura ha comenzado a tomar medidas urgentes

Fuentes del Gobierno consultadas por ECD explican que Agricultura diseña un gabinete de crisis, encargado de tomar medidas urgentes que eviten un desabastecimiento total en Canarias y Baleares por la paralización de los puertos.

El Ministerio ha transmitido a las empresas de distribución que agilizará los controles específicos de entrada de mercancías en ambos archipiélagos, para que puedan realizar un mayor aprovisionamiento la próxima semana, previa a la huelga.

Estos controles están relacionados con aspectos fitosanitarios y también de orden fiscal, por las ayudas que reciben las importaciones al archipiélago.

Mayor afluencia y más compra en los supermercados

Fuentes del sector confirman también a El Confidencial Digital que algunos supermercados de ambos archipiélagos han comenzado a registrar un incremento de consumidores que acuden a los centros comerciales a comprar en masa.

En muchos casos, realizan compras más grandes que en una situación de normalidad. Los clientes tienden a adquirir productos fáciles de almacenar, como arroz, pastas y legumbres.

En cualquier caso, las cadenas de alimentación aseguran que, mientras el consumo sea “normal” y la gente “no almacene en casa”, el abastecimiento de “los productos menos perecederos está asegurado. Otra cosa serán los productos frescos. “Pero, si la huelga no acaba en esos tres días, la situación se complicará mucho”, insisten.

La industria del automóvil, otra de las perjudicadas

Los paros tendrán además un fuerte impacto en las principales empresas del país e incluso de Europa. El 70% de las importaciones y exportaciones españolas pasan por los puertos.

El sector de la automoción es uno de los más vulnerables. La mayor parte de los automóviles fabricados en España se transportan a través de las instalaciones portuarias, donde también se reciben las piezas necesarias para el montaje de los vehículos.

Los principales problemas están relacionados con el aprovisionamiento de materias primas. Por ello, la mayoría de multinacionales, como Ford en Valencia, está trabajando ya con previsión para evitar sufrir un desabastecimiento.

Fuentes de la patronal del automóvil ANFAC explican a ECD que el fabricante de coches está haciendo acopio de componentes antes de los paros, que provocarán inevitablemente retrasos e ineficiencias que ralentizarán los procesos logísticos.

Etiquetas: ,,,,,

Comentarios