Defensa

Defensa
Militares españoles califican de “mamarrachada” la hipótesis de una guerra con Reino Unido por Gibraltar

Es impensable que se enfrenten dos países de la OTAN. El Peñón no tiene nada que ver con las Malvinas. ¿Intervención de Estados Unidos?: cuenta con bases en Rota y Morón

¿Podría acabar el conflicto diplomático por Gibraltar enfrentando militarmente a España y Reino Unido? Para los militares españoles, la respuesta es clara: “es una mamarrachada”. No encuentran sentido a las “amenazas” del ex líder conservador británico Howard, quien advirtió que su país estaría dispuesto a defender al Peñón hasta las últimas consecuencias.

Submarino nuclear de Estados Unidos USS 'Florida' durante una visita a Gibraltar.
Submarino nuclear de Estados Unidos USS 'Florida' durante una visita a Gibraltar.

El inicio de la polémica está en Bruselas. “Cualquier movimiento o decisión sobre el futuro político de Gibraltar deberá contar con el respaldo y aprobación de España, que tendrá derecho a veto en las negociaciones para un pacto entre la colonia y Londres”.

Eso es al menos lo que figura en el borrador del documento de negociación por el Brexit elaborado por el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk. Esta posición de la Unión Europea ha soliviantado al gobierno gibraltareño y a un sector de los diputados británicos.

El ministro principal del Peñón, Fabián Picardo, aseguró que la UE permite a España comportarse “ como un matón” con Gibraltar, y llamó marido cornudo” a Donald Tusk. Pero la reacción más contundente es obra del ex líder conservador y lord Michael Howard.

Una guerra como la de Las Malvinas

“Hace 35 años, otra mujer y primera ministra mandó una fuerza de choque a la otra punta del mundo para defender la libertad de otro pequeño grupo de británicos contra otro país de habla hispana... Estoy absolutamente convencido de que nuestra ‘premier’ mostrará la misma resolución”.

Esta referencia a la guerra de Las Malvinas, iniciada por orden de Margaret Thatcher en 1982, ha generado una cascada de reacciones en Reino Unido y España. El ministro de Exteriores Alfonso Dastis ha asegurado que “ alguien en Reino Unido está perdiendo los nervios, pero no hay ninguna base para ello”.

El mundo militar británico no ha quedado al margen de la polémica. En la prensa anglosajona se han publicado algunos artículos especulando sobre cómo se desarrollaría un conflicto bélico entre España y Reino Unido y cuál podría ser el resultado.

Análisis de un contraalmirante de la Royal Navy

Uno de los análisis más llamativos es el que publicó el diario Telegraph, citando al contraalmirante inglés Chris Parry, un veterano de la Royal Navy que ocupó el puesto de director de capacidad operativa del Ministerio de Defensa británico.

Para Parry, un conflicto entre España y Reino Unido sería de corta duración. “ Les paralizaríamos a medio plazo” explica, añadiendo que para este desafío contarían, casi con total probabilidad, “ con el apoyo de Estados Unidos”.

Parry indica que el poderío militar de Reino Unido es “ tres veces superior al de España”. Sin embargo, admite que la Armada británica no es la misma que tenía el país cuando se produjo el conflicto en Malvinas, y recuerda que actualmente hay menos unidades navales y el presupuesto es la mitad –porcentualmente- del que había entonces.

Pero concluye: “ España debería aprender de la historia que no debe meterse con nosotros, y que nosotros todavía podríamos quemar la barba de su rey”.

Hablan los militares españoles: “es una mamarrachada”

Las palabras, tanto del líder ‘tory’ como del contralmirante Parry, han tenido amplio eco entre los militares españoles. Un alto mando consultado por El Confidencial Digital las califica de “ mamarrachada” y “sinsentido”.

No tiene ningún sentido poner sobre la mesa ahora la posibilidad de una guerra entre Reino Unido y España por Gibraltar, quien lo haga es un auténtico irresponsable” asegura este militar de alto rango de las Fuerzas Armadas españolas. Es más, solicita al gobierno español que exija a Londres desmarcarse públicamente de dichas declaraciones.

Cuestionadas otras voces militares sobre este hipotético escenario, esto es lo que ponen de manifiesto:

-- La situación política de las Malvinas no es la misma que la de Gibraltar: resaltan que el conflicto derivado de la invasión argentina de las Malvinas no tiene nada que ver con el estatus político de una colonia en suelo español. España se encuentra en el marco legal de la Unión Europea y siempre ha mostrado su intención de resolver políticamente la cuestión, mientras que Argentina optó en 1982 por una operación militar.

-- España y Reino Unido son aliados: la pertenencia de ambas naciones a la OTAN hace “impensable” que dos aliados puedan enfrentarse en un conflicto abierto. “Nunca ha ocurrido y nunca ocurrirá, supondría la desaparición de la OTAN como tal”. Además, ante cualquier agresión, la OTAN aplicaría la cláusula de defensa mutua que obligaría a Reino Unido a defender a España.

-- España y Reino Unido colaboran en misiones internacionales: lo hicieron muchas veces en el pasado, como en Irak y Afganistán, y lo siguen haciendo ahora en la operación Inherent Resolve, aportando formación al ejército iraquí en su lucha contra el Estado Islámico.

-- Estados Unidos no tomaría partido: Washington es, posiblemente, el mejor aliado que tiene el Reino Unido en el mundo. Pero también España es un aliado preferente de Estados Unidos, como demuestra su presencia militar en las bases de Rota y Morón.  “No cabe en ninguna cabeza pensar que Estados Unidos se posicionaría en una guerra contra España”.

-- Un escenario incomprensible e imposible de analizar en términos estratégicos: una guerra entre España y Reino Unido es, militarmente hablando, “ imposible” de predecir en el siglo XXI. Tanto en su desarrollo como en sus resultados. “Estamos hablando de un conflicto que, a diferencia de Malvinas, que fue local, acabaría volviéndose global. Las consecuencias de un enfrentamiento así son imprevisibles”.

Sin embargo, fuentes militares admiten –eso sí- la “ superioridad militar del Reino Unido frente a España. Destacan, por ejemplo, que Reino Unido “es una potencia con armamento nuclear” y cuenta con submarinos de propulsión nuclear, mientras España tiene un grave problema actualmente con su arma submarina, representada sólo por las vetustas unidades S-70.

Nadie quiere aventurarse a realizar una previsión del resultado del uso de la fuerza en un hipotético conflicto, cuyo desarrollo tendría lugar seguramente en el ámbito naval. Pero es mayoritario el convencimiento de que Reino Unido “ganaría” efectivamente esa batalla. 

Etiquetas: ,,,,,

Comentarios