La España Profunda La España Profunda

La importancia de delegar

Hasta este lunes, no había oído hablar de Pablo Carreño, un tenista profesional que ocupa el puesto número 26 de la clasificación individual de la ATP. Este hecho indica dos cosas: a) que un servidor no sigue demasiado el tenis; y b) que Carreño no suele protagonizar grandes partidos… hasta este fin de semana.

¿Qué ha pasado? España se ha metido en los Cuartos de final de la Copa Davis. Gracias, entre otros muchos motivos, a Carreño que ganó el partido decisivo contra Croacia. El suceso me ha ayudado a valorar, una vez más, la importancia que tiene delegar.

Si en esta eliminatoria hubiera estado Rafa Nadal ni qué decir tiene que él hubiera jugado el partido decisivo. Pero Conchita Martínez, la capitana de la selección, no dudó en volver a apostar por este chico de 25 años pese a que Feliciano López también andaba por allí. No lo hizo y eso va a tener consecuencias muy positivas. Será bueno para este chico y bueno para el combinado español.

Es lo que tiene delegar: que la gente crece. Todo el mundo necesita asumir responsabilidades para desarrollarse. Pero eso exige alguien que te ofrezca una oportunidad.

No es algo sencillo, todo hay que decirlo. Por lo pronto, porque cuando uno delega asume el riesgo de que la operación no salga bien. Pero además hay otra cosa clara: nadie hace las cosas como uno mismo. Eso hay que asumirlo cuando se trata de abandonar tareas en manos de otro. No saldrá igual pero quizás sale mejor: esta es la paradoja.

Los beneficios de delegar son enormes para cualquier organización. A nadie sensato le sobra el talento. Todas las capacidades son pocas para tirar del carro.

Sólo quienes buscan evitar que alguien les haga sombra o se consideren tan mediocres que teman por su propio puesto, se empeñan en evitar que crezcan quienes tiene a su alrededor. Esto es empobrecedor y mezquino. No nos hace mejores. Todo lo contrario del proceso que se desencadena cuando se tira de las personas circundantes hacia arriba.

Deberíamos practicarlo más.

Más en twitter: @javierfumero

Etiquetas: ,,,,,

Comentarios