Confidencialmente Confidencialmente

Y el ganador es… Patxi López

Suele resultar inevitable, en el caso de debates como el escenificado ayer en la sede socialista de Ferraz, preguntar quién ha ganado.

La respuesta es complicada, porque antes habría que explicar quién ha ganado… según quién, o para quién, o desde el punto de vista de quién.

Contemplado desde fuera, con el espíritu de un simple observador, que pretende ser imparcial, el cara a cara de ayer en Ferraz lo ganó Patxi López. Fue quien se mostró más tranquilo, más sólido, más convincente. Lleno de sentido de común, y aun de sentido del humor, el ex lehendakari salió fortalecido. Aunque, claro, era el que lo tenía más fácil, porque desde el principio le habían ubicado como out sider, ajeno a la pelea ‘de verdad’, que teóricamente era la que enfrentaba a Susana Díaz y Pedro Sánchez.

A Sánchez, una vez más, se le notó tenso, pero es ya habitual en él; es su carácter. Susana Díaz soltó más de un misil contra su rival, aunque intentando no parecer agresiva. Como cuando le llamó “cariño”. Y Patxi sonreía y se lo tomaba casi a broma.

Sánchez se encastilló, casi obsesivamente, en el episodio de su defenestración, durante el comité federal de octubre, en el que salió derrotado. Se ve que la herida no ha cerrado. Y en echar en cara a Susana, y a la gestora, la abstención en la investidura de Rajoy. Estaba pensando en sus partidarios enfadados, en los militantes airados, pero, de cara al resto de afiliados, quizá miraba demasiado al pasado y poco al futuro.  

Susana Díaz, que insistió en el fiasco de la candidata Irene Lozano, repitió más de una vez la expresión “bolsillo de cristal”, tal vez apuntando a las dudas sobre la financiación de la candidatura de Pedro Sánchez.

Patxi López estuvo sembrado cuando planteó a Sánchez la pregunta de si sabía qué es una nación. Y cuando, con ironía, le espetó que le “agradecía” que tomara cosas de su programa.

En conjunto, el debate fue interesante, entretenido, y menos agresivo de lo que se temía, vistas las últimas tensiones entre “susanistas” y “pedristas”. A quién más beneficia es al propio PSOE, porque allí se plantearon las grandes cuestiones que tienen que resolver, pero sobre todo porque ha vuelto a colocar al partido, aunque sea momentáneamente, en el primer plano de actualidad. No les vendrá mal.

Decía que, visto desde fuera y para personas ajenas al PSOE, el ganador fue Patxi López Otra cosa es que a él eso le sirva de algo. ¿Por qué? Porque lo relevante es cómo lo vieron y percibieron los militantes socialistas, que son los que tendrán que votar en las primarias del día 21. Y eso constituye todavía una gran incógnita.

Los dos grandes bloques enfrentados que existen en el partido, ¿se habrán dejado convencer por alguno o algunos de los argumentos de sus rivales, por lo expresado durante la discusión, por los razonamientos y propuestas esgrimidas de una parte y de otra?

A priori, parece difícil que eso vaya a ocurrir. Da la impresión de que las posiciones están cristalizadas. Y, por tanto, la batalla se decidirá entre los dos principales candidatos, Susana Díaz y Pedro Sánchez. A pesar del buen papel de Patxi López.

editor@elconfidencialdigital.com

En Twitter @JoseApezarena

Etiquetas: ,,,,,,,,

Comentarios